NEUROEDUCACIÓN ESPIRITUAL

Autor Dr. Horacio Krell fundador de ILVEM

El que le otorga un sentido religioso a su vida entiende el concepto de que Dios hizo al hombre a su imagen y semejanza y lo dotó de su poder creador. Comprende también que al animal lo hizo completo pero que al hombre lo dejó a medio hacer, para que se convierta en el arquitecto creador  de su propio destino.
La educación debería completar la tarea divina descubriendo y desarrollando el potencial que traemos al nacer. Educar proviene del latín (educcare) que significa sacar de adentro el potencial.
La inteligencia espiritual no tendría que ser un monopolio de las religiones, debería convertirse en un patrimonio de la humanidad. Así se ocuparía de la relación entre el espíritu y la materia, de la trascendencia, de lo sagrado, de las conductas virtuosas, del perdón, de la gratitud, de la humildad y  dela compasión.
Comprenderíamos así que somos parte de un todo con el cual estamos en permanente contacto.
Así como un soldado aprende a usar el arma, los niños deberían aprender a usar su cerebro, su cuerpo y su alma. Todos nacemos con un poder creador, para desarrollarlo debemos descubrir al genio interior que nos habita más que llenar al cerebro con información. Al descubrirlo cada persona genera el empowerment o poder interior, pero para que su energía no se bloquee es necesario aprender los mejores métodos que incorporan a la mente un software ganador.  Para eso la educación es la industria pesada de cualquier Nación y dedicarse a completar la tarea de Dios. Deberá estar organizada para  preparar a los ciudadanos del futuro para ayudarlos a convertir su fuerza espiritual en un logro material, como Dios que creó el mundo en 7 días.

Carrera de Neuroeducador espiritual. Es un profesional ubicado entre la medicina, la psicología y la religión. Su campo de acción es es hacer palanca desde lo espiritual para iluminar los procesos vocacionalees, creativos y estratégicos para que no se traben.  El Programa de la carrera consta de seis áreas interrelacionadas para optimizar el rendimiento intelectual.
1.  Percepción.  Para potenciar la velocidad y comprensión en la lectura. Objetivo. Triplicar como mínimo el rendimiento, optimizando la mecánica de la lectura. Lectura Veloz. Comprensión de textos. Evitar la repetición labial y mental de las palabras. Amplificación del campo visual para leer por unidades de pensamiento y no por sílabas o palabras sueltas.  Audición: para perfeccionar la capacidad de escucha y la de observación. Test y cuestionarios.
2. Procesamiento. Para saber procesar la información recibida. Objetivo. Aprender a diferenciar lo importante de lo accesorio y a sintetizar la jerarquía de las ideas en principales, complementarias y accesorias.  Métodos de estudio, Mapas conceptuales y mentales. Análisis y síntesis de la información.  Técnicas de Memoria, PNL , Concentración y Control mental.
Test y cuestionarios.
3. Comunicación.
Para comunicar con elocuencia en los discursos orales y escritos y en la conversación. Objetivo. Desarrollar la capacidad de comunicación y recuperar los contenidos de la memoria. Oratoria y Redacción. Lenguaje corporal, Comunicación creativa y estratégica. Posicionamiento natural y artificial del orador y sus escritos en los buscadores.
Test y cuestionarios.
4. Inteligencia. Para mejorar el rendimiento del cerebro en la resolución de problemas. Objetivo. Desarrollar el pensamiento creativo, estratégico y crítico. Inteligencia aplicada. Descubrir al genio interior en el marco de las inteligencias múltiples. Desarrollar las inteligencias complementarias. Crear una fábrica mental de ideas y relaciones productivas. Entrenamiento mental. Test y cuestionarios.
5. Coaching. Para aprender a enseñar a sus futuros alumnos las materias que integran la carrera en la que se forma. Incluye tanto la formación docente como en el marketing de la profesión. Dominará también el programa de demostraciones prácticas a los interesados en los diferentes cursos y carreras. Test y cuestionarios.

  1. El diálogo espiritual. Aprender a hacer foco en lo positivo y en desarrollarlo. De la técnica de resolución de problemas al diálogo apreciativo y al modelo de transformación de la realidad. De la resilencia a la excelencia. Descubrir al genio interno. Cómo armar un equipo ganador. Test y cuestionarios.

Diálogo apreciativo. Es el que potencia lo positivo que halla en la vida cotidiana para que, desde allí, se pueda construir una realidad potenciada. La conducta debe ser coherente con el fin que se desea alcanzar.
No se trata de una actitud ilusoria, ni de pretender negar los obstáculos, sino de apalancarse en lo positivo como fuerza impulsora. En cambio la técnica de resolución de problemas identifica la causa, las hipótesis de solución, elige la mejor, traza el plan y lo ejecuta.
El diálogo apreciativo busca enriquecer lo positivo y construir lo mejor. Como el “sí” es más fuerte que el “no”, conlleva el gran poder psíquico que otorga la visión. El problema sujeta a una opción única, el diálogo abre. Pensar en negativo es atarse a los recursos que siempre son escasos, el diálogo abunda en posibilidades. Uno cierra la mente y el otro la abre. Como el paracaídas la mente sólo funciona cuando se abre. Uno resiste el otro energiza. Uno va paso a paso, el otro planifica el devenir de las ideas que vienen de golpe. Uno busca ayuda externa, el otro al empowerment o poder interior.
El modelo transformador de la realidad. Comienza por saber observar lo positivo para desde esa instancia modelar lo mejor. Siempre hay algo que funciona bien en lo cotidiano, si lo enfocas y lo proyectas hacia el futuro, comienzas a innovar. Primero Descubre (Discovery) lo bueno y valóralo. Luego Sueña (Dream). Imagina fuera de la caja con el poder de la visión. Diseña (Design). Define lo que será y cómo lo harás. Decide cómo Co-construir el ideal. Destino (Destiny). Realiza tu sueño, gestiona y monitorea el cambio, experimenta, prioriza, reinicia y analiza la causa del éxito o del fracaso.

El banco de experiencias positivas nutre a tu inteligencia emocional en confianza, en aceptación del riesgo, en entusiasmo, independencia y en evitar lo malo que pasó. El peligro es ser complaciente, arrogante o culpar a los demás. Con el balance armónico lograrás la humildad y el equilibrio de la percepción.
Conócete a ti mismo. La comunicación más importante sigue siendo la interior. Si la persona no sabe lo que quiere, si no sabe integrar sus fuerzas, instintos, emociones y pensamientos pierde la fuerza que necesita para alcanzar el objetivo. Sigue siendo fundamental el legado Socrático. En el marco de la inteligencia espiritual, todo comienza con el descubrimiento del genio interior.
Un doble modelo. El modelo de optimización del conocimiento en la percepción potencia la velocidad y comprensión en la lectura, la capacidad de escucha, la agudeza sensorial y la capacidad de observación. Según Platón el inicio es la parte más importante de cualquier trabajo. En el procesamiento aplica la ley de Pareto para descubrir el 20% de técnicas de estudio, concentración y memoria que producen el 80% de los resultados. Para comunicar no basta con saber, hay que saber oratoria, redacción y marketing digital.
En la aplicación del conocimiento lo importante es poder convertir el saber en ideas y aprender a llevarlas a la práctica con técnicas para la creación de innovaciones y para la resolución de problemas.
El segundo modelo, el de la sabiduría, enseña a convertir espíritu en materia. La inteligencia espiritual es la batería que brinda y recarga la energía. La inteligencia emocional la pone en movimiento cada día, la creativa la hace circular mediante las ideas, la estratégica convierte las ideas en planes, la corporal ejecuta el programa, la social permite liderar y trabajar en equipo, la digital consolida el proyecto en internet. Al final el procesamiento de la energía se concretará en un logro, entonces el espíritu se habrá convertido en materia. Estudiando el cerebro de los grandes hombres se comprobó que su éxito no dependía de factores innatos. Einstein tenía un cerebro parecido al de cualquiera, la diferencia estaba en el software con el que lo hacía funcionar. El programa de metodología intelectual combina ambos modelos, es sistémico porque conecta las partes con el todo, holístico porque usa todas las fortalezas, ecológico porque sustituye la fuerza bruta por la calidad de los métodos y sinergético porque el todo resultante supera a la suma de las partes.

La química de la fe. Por el factor psicológico o “efecto nocebo” hay enfermos sin causa real, en ellos la dopamina y la actividad opiácea bajan, y se acrecienta el dolor. Los placebos producen una reacción inversa, la sugestión mejora la salud. Creer en lo malo afecta la química cerebral y más si es inducida por un médico o se teme por una maldición. En los 70, a Sam Schoeman le diagnosticaron un cáncer terminal y murió pero el tumor era muy pequeño y sin metástasis. No murió de cáncer, sino por creer que moriría.

Si te dan por muerto y te lo crees eso te conducirá a la muerte o la propiciará. La situación del médico es difícil: el paciente tiene derecho a saber, pero esto hace más probable que experimenten una enfermedad.
Dialogar con uno mismo. Séneca decía que “las palabras o se convierten en hechos o no sirven para nada”. El lenguaje es el arquitecto del pensamiento. Eliminando términos como siempre, nunca, todo, nada, amigo, enemigo, se reconocen los matices. Al pensamiento se lo ayuda con palabras. “Por qué” orienta a buscar la causa. “Cómo” lleva a la acción, a imaginar el futuro. “Fracaso” es una declaración de culpa, “error” induce a reintentar, remite a aprender. “Problema” tiene una connotación estática, “objetivo” moviliza hacia el logro. Hay un “no” paralizante y otro que descarta lo inservible El “sí” estimula a experimentar a que si algo no sale variemos el cómo. Einstein dijo que “el que hace siempre lo mismo obtiene el mismo resultado”.
Empowerment, el poder interior. Ford afirmó que “siempre tenemos razón, si creemos que nos irá bien o que nos irá mal”. La imaginación crea su propia realidad porque la realidad subjetiva la dirige.
El cerebro ejecuta el guión que recibe y crea el futuro según el lente que utiliza. El pasado ofrece su memoria pero no sirve ante el problema porque nunca antes existió. El futuro moviliza al presente a través de la esperanza. La fe mueve montañas y si el deseo es muy grande el obstáculo se vuelve más pequeño.
El creyente rígido no piensa, es regido por sus creencias, no por razones, ideas, deseos y hechos. Por eso hay religiones que ofrecen vida feliz o paz eterna por el 10% de las ganancias. Si la educación enseñara a usar el cerebro y a conocer al genio interior liberaría el enorme poder interior del empowerment y su motor que es el deseo. Hoy sólo nos ofrece un radar para imitar a ricos y famosos y no la brújula del autodescubrimiento. El futuro no existe debemos inventarlo y si lo hacemos nos regalará el mejor de los presentes.
En primera persona los verbos creer y crear dicen lo mismo: Yo creo.
La visualización creativa. Es imaginación aplicada al logro. Es como soñar despierto y diseñar el futuro. Según Walt Disney “si lo puedes soñar lo puedes hacer”. Primero debes ver el resultado, la visión aparece antes, pero no se puede ver sin visualizar tu deseo. Hasta el avión se creó antes en la mente del hombre.
Visualizar es el hábito productivo de hacer un ensayo previo al estreno. Resulta más fácil conseguir lo que experimentamos mentalmente. Los ejercicios mente-cuerpo evocan poderosas imágenes con anclajes psicofísicos. Lo verbal ayuda con frases afirmativas, cómo: ” Soy el que seré”. Los amigos de la derrota son los nervios, la falta de espíritu de lucha, la baja confianza o de autoestima, la fatiga, el miedo.
La gimnasia mental es visual, hay que imaginar mejor para progresar.
Pasión por el futuro. No se triunfa sin pasión por crear el futuro donde está el deseo anhelado y la fuerza necesaria para realizarlo. La visión define la meta y anticipa la imagen del éxito edificando el futuro sobre los mejores deseos. Llegar es la clave porque el futuro es el lugar donde pasaremos el resto de nuestros días.
La historia de las naciones muestra que triunfan las que crearon su proyecto país y que cayeron en desgracia cuando ese futuro se esfumó. Quién no sabe reinventarse se limita a tomar actitudes prestadas, ideas de segunda mano, a adaptarse en lugar de sobresalir.
Martin Luther King dijo: “Tengo un sueño: que nuestros hijos sean juzgados por su carácter y no por el color de su piel”. Su visión respondía a una demanda de justicia y trascendió a su creador, de modo que muchos años después millones de personas lucharon, y luchan, por alcanzar ese ideal.
Los sueños se agotan y deben renovarse. Pensamiento y acción crean un poder al alcance de todos. “La visión sin acción no pasa de un sueño. La acción sin visión sólo es un pasatiempo. Una visión con acción puede cambiar el mundo” dijo Joel Barker.
Los que construyen su futuro, construyen el de los otros. Emprender es una cuestión de sobrevivencia porque no podemos parar de soñar. El sueño es el alimento del alma. El síntoma de la enfermedad que mata los sueños es la falta de tiempo, pero las personas más ocupadas tienen tiempo para todo y las que no hacen nada se cansan.
“¿Por qué y para qué tengo que hacer esto?”.  Es la clave para saber si uno conduce o es conducido. La vida no se basa en las respuestas, sino en formular mejores preguntas.
El descontento productivo. Es sentir que algo se nos escapa. Como los sueños se agotan los debemos reemplazar. Por eso la felicidad no consiste en conseguir lo que queremos, sino en querer lo que conseguimos. Toda gloria es fruto de intentar ser mejor. No es una tarea fácil,  a la vuelta de la esquina siempre espera una tragedia. Pero los ideales, los sueños el futuro y las metas se corrigen en la ruta navegando por las aguas del cambio. Feliz es el que sabe cambiar para seguir siendo el mismo. El feedback con la realidad impedirá que sus errores se conviertan en hábitos. La química de la buena fe circula por el líquido amniótico de la creatividad.
Ciudadanos del mundo global. Hay que dominar los cuatro idiomas claves que se precisan para llegar a serlo. El primero es el lenguaje del cerebro, que es el mismo para todos los habitantes del planeta, pero muy pocos lo saben usar. El segundo es el idioma informático, sus códigos y programas se asemejan en todo el planeta y son imprescindibles en la era del teletrabajo. El tercer idioma es el inglés, no tiene ninguna ventaja intrínseca pero es el que hablan la ciencia y la tecnología. El inglés es el idioma universal por excelencia y el más importante para estar actualizado y ser competitivo en los mercados internacionales. El cuarto idioma es el del neuromarketing, es necesario aprender a vender las destrezas profesionales.
Los cuatro idiomas se precisan en forma simultánea no basta con ser experto en alguno de ellos.
Educación proviene de educcare. que significa sacar de adentro. El informe de la UNESCO sobre la educación del siglo XXI privilegia las 4 A del aprendizaje: Aprender a ser el individuo único que cada uno es, Aprender a aprender con eficacia, Aprender a hacer para el trabajo, Aprender a convivir con los desafíos de tipo social, para promover la cohesión social, la solidaridad y la construcción de las identidades, es decir aprender a vivir juntos o con los demás, lo que implica el descubrimiento gradual del otro, de lo que siente y piensa; y la capacidad de trabajar juntos, superando obstáculos para trabajar en proyectos comunes. Las cuatro A están vinculadas por una trama espiritual.
Las 4 A del aprendizaje se vinculan  también con las 4 E del emprendedor. La A de aprender a ser -conocerse a sí mismo- genera la E de energía. Aprender a aprender la E de Excelencia. Aprender a Hacer la E del esfuerzo productivo. Aprender a Convivir la E del estímulo social.
La carrera de Neuroeducación espiritual logra que los alumnos sean creadores e innovadores a la vez y cuando un creativo se hace innovador se convierte en el mejor imitador de Dios en la tierra.