Breve historia del desarrollo de la Lectura Veloz

Autor: Dr, Horacio Krell fundador ILVEM

La Fuerza Aérea de EEUU usaba el taquistoscopio, un dispositivo que sirve para determinar el menor tiempo que debe de ser expuesto un objeto para ser percibido. Muestra imágenes o palabras y las elimina instantáneamente. La fuerza aérea lo utilizó para entrenar pilotos e identificar rápidamente los aviones enemigos en la segunda guerra mundial. Descubrieron que una persona viendo palabras en el dispositivo detectaba cuatro palabras en una décima de segundo. Antes se creía que sólo se puede leer por  letras y una por una. Los experimentos demostraron que  es posible leer varias palabras a la vez, descubrimiento que dio origen a los cursos de  lectura rápida.

La lectura veloz nació en EEUU a fines de la década de 1950 (Speed Reading) y fue promovida hasta por el presidente John F. Kennedy, quien se convirtió en un gran defensor de la lectura rápida.

En esa época se usó una especie de marca pasos, para que la mano guiara a la vista durante la lectura. En los primeros cursos usaban un “visualizador manual” de las palabras que los alumnos debían bajar a gran velocidad sobre textos impresos en sus hojas de ejercicios.

 

El crecimiento explosivo del saber. Durante siglos los libros albergaron el saber pero la educación  formal nunca incorporó la lectura veloz como materia. Por eso conviven los dos sistemas de lectura, sólo que la lectura rápida se aprende fuera del sistema educativo formal.

El valor de la lectura fue inmortalizado por Newton cuando dijo “No soy un genio, estoy parado sobre las espaldas de gigantes”. La vida es muy corta como para aprender solo de la experiencia y a los golpes, la lectura permite aprovechar el legado de los grandes hombres.

Pese a la explosión del conocimiento generada en las últimas décadas se siguió leyendo por letras, sílabas o palabras sueltas. Esto genera un gran esfuerzo para leer lo que necesita y aun así nunca se llega  a estar actualizado y menos todavía a graduarse en tiempo y forma.

Cómo nos impacta. Permíteme hacerte unas preguntas: ¿Estás cansado de leer varias veces lo mismo sin entender? ¿Querrías leer más rápido y con mejor comprensión? ¿Estás cansado de tener bajas calificaciones por no leer rápido? ¿Te gustaría ser más eficaz en tus estudios o a nivel laboral, y tener más tiempo libre? La solución es el entrenamiento en las nuevas técnicas de lectura.

Los cursos. En poco tiempo se pueden cambiar los hábitos para desarrollar tu capacidad lectora, y tu concentración y activar al máximo tu capacidad cognitiva.

El que lee rápido no se distrae, porque no puede ser invadido por las ideas parásitas que te sacan de tema. Es como un automovilista que maneja rápido y se concentra el 100% en su tarea.

Si bien hablamos de lectura veloz hay cursos complementarios para potenciar tu capacidad de escucha, tus métodos de estudio, tu memoria, tu capacidad de expresión y tu inteligencia.

¿Cómo puedes convertirte en un lector veloz? Debes cambiar tus hábitos para lograr una lectura de alto rendimiento. Así cómo actualizas tu teléfono o computadora debes actualizar tu forma de leer.

Las herramientas. Hay sistemas para mejorar tu habilidad para leer, comprender y retener. El curso se adapta a tus necesidades y capacidades, hay alumnos más rápidos y otros más lentos pero al final logran el mismo beneficio. Ya no tendrás que utilizar la mano para ejercitarte como en el siglo pasado, hoy la tecnología permite practicar frente a la pantalla con textos a distinta velocidad. Dispondrás de un software que presenta los textos de ese modo y en pocas semanas o vas a triplicar tu capacidad lectora y vas a disfrutar y amar a la lectura. Quiero que te enamores, que te vuelvas tan hábil que quieras leer más y más, porque los líderes son lectores.

Para eso contarás con plataformas de práctica abiertas las 24 horas del día los 7 días de la semana. Con eso aprenderás a tu propio ritmo  con instrumentos que te acompañarán a lo largo de tu desempeño escolar y profesional. Los ejercicios son prácticos y sencillos y cuenta con un seguimiento personalizado de tu aprendizaje realizado por profesionales.

Lógicamente el esfuerzo vale, recuerda; ¡lo que das es lo que recibes! y por eso te pido que te comprometas a practicar y a utilizar el método desde el primer día en todo lo que leas.

Al leer más rápido tendrás más tiempo libre, más energía, mejorará tu semántica y por tanto también tu oratoria; crecerán tus ganancias económicas, tu vida evolucionará, tendrás más horas para estar más con tu familia, amigos, y para disfrutar de tus hobbies favoritos. Incluso la educación a distancia te permitirá ganar tiempo  en traslados aprendiendo desde tu casa como si estuvieras con tus profesores y compañeros gracias al streaming, un zoom que han incorporado las plataformas. Este no es un programa de lectura tradicional, es un entrenamiento innovador de sinapsis cerebral, donde aprenderás a ser un especialista en lectura veloz y comprensiva.

Una síntesis rápida. Aprenderás la técnica de las 5 A de la lectura rápida: ARRIBAR, ACORTAR, AMPLIFICAR, ATENDER Y ACELERAR. Te invito a que conozcas su significado:

ARRIBAR: Lee por arriba de las palabras y en la parte media, porque las palabras se reconocen siempre por su parte superior. La fórmula mnemotécnica es: lee por arriba de la palabra.

ACORTAR: Evita el lento camino del ojo a la boca (repetir), de la boca al oído (escuchar), del oído al cerebro (voz interior), que caracterizan al lector lento. Recuerda: Acortar el camino.

AMPLIFICAR: Agranda tu campo visual utilizando tu visión central y periférica para ver más palabras alrededor del punto de fijación de tu mirada. Fórmula: Amplifica tu mirada.

ATENDER: Comprender mucho más aprendiendo a leer por unidades de pensamiento, que son grupos de palabras con sentido propio. Regla: Trata de leer por frases.

ACELERAR: Porque irás directamente  de la vista al cerebro.

Inventa tu futuro. El curso te llevará a transitar por tres momentos. Primero, ampliaras tu campo visual, en la lectura y en tus observaciones ¿Qué es campo visual?  Abre tus brazos a ambos lados a180 grados; lo que ves nítidamente es tu visión central, el resto es la periférica.

Segundo: Perfeccionarás un movimiento ocular llamado salto de ojo que te permitirá saltar de frase en frase acelerando tu velocidad y tu comprensión en la lectura. Realiza este ejercicio, abre tus ojos, muévelos de arriba abajo, luego de derecha a izquierda y de forma circular, ¿qué te pareció?, ¿sentiste alguna molestia?, ¡Sí! Eso es porque estás haciendo bien el ejercicio.

Tercero: Aprenderás a usar la ley de Pareto según la cual el 20% de lo que lees contiene el 8o% de la información. Aprenderás a realizar un rastreo visual obteniendo la habilidad de abstraer y sintetizar en mapas conceptuales, mentales o gráficos, el texto que has leído.

Conocerás a fondo la lectura espacial, podrás leer con fijaciones en frases y no en palabras sueltas y sin subvocalizar silabas o palabras, aprenderás estrategias de comprensión lectora y mucho más. Este curso es útil para todos, ya sean estudiantes de colegio  o profesionales como abogados.

La estructura de las clases.

  1. En todas las clases encontrarás un objetivo. El curso se divide en cinco unidades.
  2. Accederás a material descargable. Sin embargo es innecesario porque debes cambiar tu forma de leer, utilizando la neuroplasticidad que la capacidad de tu cerebro de cambiarse a sí mismo.
  3. Practicarás técnicas de respiración y meditación para conectar tu mente y tu cuerpo. Tu mente y tu cuerpo son una pareja, si uno falla el otro también. Recuerda: Cuerpo sano en mente sana
  4. Debes realizar una acción inteligente, esa acción te llevará a cumplir el objetivo propuesto de cada clase. Para eso debe entender cuál es el objetivo y el método práctico para alcanzarlo.
  5. En cada clase te llevarás un diamante, un ancla, una frase que te servirá como herramienta.
  6. Tendrás ejercicios para practicar, pero la mejor práctica la debes realizar en tu lectura diaria. No borres con el codo lo que escribas con la mano. Eficiencia es hacer las cosas bien, eficacia es lograr el objetivo. Querer es poder, si no pones en práctica los conceptos teóricos no vas a obtener los resultados. No existen lectores buenos o malos, no existe tal cosa, solo existen los lectores que no aprendieron a leer y usan la fuerza bruta (la letra con sangre entra) y los que aprendieron el método, (los buenos métodos son la mayor riqueza del hombre. Este proceso no tiene nada que ver con matarte para aprender sino en aprender a lograr más en menos tiempo, el reto es desarrollar tus habilidades blandas, la lectura es la primera tecnología blanda creada por el hombre y es imprescindible para adquirir las modernas tecnologías duras y modernas

El problema es que la tecnología subió por el ascensor y el hombre por la escalera. El éxito alcanzado por los que aprendieron lectura veloz rompe con el paradigma de la lectura tradicional, esto requiere desaprender un modelo basado en el uso del 10% de tu capacidad e internalizar otro que te permite aplicar el 100% de tus recursos mentales.  No seas un analfabeto funcional. Es aquel que sabiendo leer no lee por falta de tiempo o de ganas. Quiero que te brindes el regalo de ser un lector veloz eficaz, es decir el que lee lo importante, y que a su vez es eficiente, es decir que interpreta la información velozmente pero con tranquilidad y confianza. Recuerda que eficiencia es hacer las cosas bien y eficacia es alcanzar el resultado. En el método de lectura veloz la eficacia y la eficiencia van de la mano. “Como tu futuro no existe, debes inventarlo”.